O Virga Ac Diadema [Hildegard von Bingen]


Existe mucho que decir sobre Hildegard von Bingen citemos a la Deutsche Welle:

Hildegard: una multifacética mujer de Bingen

Considerada la primera bióloga alemana, la primera médica y la primera feminista, Hildegard von Bingen es sin dudas una de las mujeres más extraordinarias de la Edad Media europea. La ciudad de Bingen no sólo le debe su nombre. Esta monja emancipada fue también una intelectual que logró conquistar grandes espacios durante su retiro en un convento. En el monte Rubert, donde hoy se encuentra el barrio de Bingerbrück, la von Bingen hizo construir hace 900 años un monasterio benedictino. Allí­ escribió sus obras más importantes y concibió una nueva imagen de la mujer. Describió a Dios con atributos femeninos, algo revolucionario para la época. Convirtió las debilidades atribuidas a las mujeres en autoridad y luchó por la equiparación de los sexos en cuanto al castigo por los pecados. No tuvo reparos en pelearse con los representantes de la Iglesia. En aquellos tiempos, este modo de pensar era inconcebible. Pero no sólo por eso Hidelgard von Bingen es tan popular hoy en dí­a. [más]

¿Sorprendidos?, entre más descubro de esta enorme mujer, más cautivado me encuentro ante su obra, en 1998 se cumplieron 900 años de su nacimiento y aún se encuentra vigente…

Hildegard receiving divine inspiration, from medieaval manuscript

Retomando el objetivo de este post, pues al no tener el valor de seleccionar uno de los muchos himnos o secuencias (dedicadas a santos, ví­rgenes o a Maria) he tomado la solución más simple (y la más prudente) seleccione la primera pista de uno de los discos más conocidos (y que además no suena tan sacro): Vision – Music Of Hildegard Von Bingen (Álbum) / O Virga Ac Diadema (Pista)

LETRA

Este himno en el que la voz lí­rica se dirige a un Tú inicialmente innombrado, está compuesto por 54 versos distribuidos en seis pares de estrofas y podemos afirmar que en él se nos presenta una progresión del pensamiento de la autora en torno a la figura de Marí­a, nombrada por única vez en el poema en el v.33.

En la estrofa 1a. el Tú femenino al que se dirige la alabanza es nombrado como corona con la púrpura real y como vástago ( o cetro, otro atributo de la realeza, en una traducción propuesta por Barbara Newman, op.cit. 1987:186). Estos objetos simbólicos están a su vez guardados por la coraza y la ciudadela, es decir por protecciones hechas por la mano del hombre y que pertenecen a la imaginerí­a guerrera. [más]

O VIRGA AC DIADEMA
1a. O virga ac diadema
purpurae regis,
quae es in clausura tua sicut lorica.

1a. ¡Oh vástago y corona
de púrpura real,
que estás en tu ciudadela como en una coraza!

1b. Tu frondens floruisti
in alia vicissitudine
quam Adam omne genus humanum
produceret.

1b. Tú resplandeciente floreciste,
en otra condición,
no como Adán cuando a todo el género humano
engendró.

2a. Ave, ave,
de tuo ventre alia vita processit
qua Adam filios suos
denudaverat.

2a. ¡Salve, Salve!
De tu vientre surgió otra vida,
de la cual Adán a sus hijos
habí­a privado.

2b. O flos, tu non germinasti de rore,
nec de guttis pluviae,
nec aer desuper te volavit,
sed divina claritas
in nobilissima virga te produxit.

2b. ¡Oh flor! Tú no germinaste del rocí­o,
ni de las gotas de lluvia,
ni el aire por sobre ti tendió su vuelo,
sino que la divina claridad
en un nobilísimo vástago te dio origen.

3a. O virga, floriditatem tuam
Deus in prima die
creaturae suae
praeviderat.

3a. ¡Oh vástago! tu florecimiento
Dios en el primer dí­a
para su creatura
habí­a previsto.

3b. Et te Verbo suo
auream materiam,
o laudabilis virgo, fecit.

3b. Y de su Palabra,
El hizo la materia áurea,
¡oh Virgen laudable!

4a. O quam magnum est
in viribus suis
latus viri,
de quo deus formam mulieris produxit,
quam fecit speculum
omnis ornamenti sui
et amplexionem omnis creaturae suae.

4a. ¡Oh cuán grande es
en sus fuerzas
el costado del varón,
del cual Dios produjo la forma de la mujer,
a la que hizo espejo
de todo su esplendor
y ampliación de toda creatura suya!

4b. Inde concinunt caelestia organa
et miratur omnis terra,
o laudabilis Maria,
quia Deus te valde amavit.

4b. De allí­ las arpas celestiales cantan
y toda la tierra se admira,
¡ oh laudable María!
porque Dios mucho te amó.

5a. O quam valde plangendum et lugendum est
quod tristitia in crimine
per consilium serpentis in mulierem flexit.

5a. ¡Oh, cuánto hay que lamentarse y dolerse,
porque la tristeza en el pecado
por consejo de la serpiente hacia la mujer fluyó!

5b. Nam ipsa mulier
quam Deus matrem omnium posuit
viscera sua cum vulneribus ignorantiae decerpsit
et plenum dolorem generi suo protulit.

5b. Pues la mujer,
a quien Dios puso como madre de todos,
arrancó sus entrañas marcadas con las heridas de la ignorancia
y produjo un pesado dolor para su raza.

6a. Sed, o aurora,
de ventre tuo
novus sol processit,
qui omnia crimina Evae
abstersit
et maiorem benedictionem
per te protulit
quam Eva hominibus nocuisset.

6a. Pero ¡oh aurora!
de tu vientre
un nuevo sol apareció
que todos los pecados de Eva
limpió
y una bendición mayor
para ti produjo,
(mayor) que el daño que Eva habí­a causado a los hombres.

6b. Unde, o Salvatrix,
quae novum lumen
humano generi protulisti,
collige membra Filii tui
ad caelestem harmoniam.

6b. Por ello, ¡oh tú Salvadora!,
que una nueva luz
para el género humano produjiste,
reúne a los seguidores de tu Hijo
en la armoní­a celestial.

REFERENCIAS

Hildegard of Bingen
campus-germany.de – Retrato de la ciudad de Bingen: Hildegard: una multifacética mujer de Bingen
O Virga Ac Diadema Purpurae Regis. Hildegard Von Bingen (1098-1179)

Wikipedia

Hildegard Von Bingen [Alemán|Inglés|Español]


2 responses to “O Virga Ac Diadema [Hildegard von Bingen]”

Leave a Reply